Ser padre …

image_pdfimage_print

Hoy, mi hijo de tres años se ha acercado a mi y cogiéndome la cara con su pequeña manita me ha mirado y me ha dicho: “papá tu eres mi más mejor amigo”. Puede parecer una tontería de un niño pequeño, pero la verdad es que me ha llenado de una satisfacción y de un orgullo, que me ha hecho creerme el mejor padre del mundo.

Es verdad que luego eso se lo dicen a otros niños o amiguitos, pero deber ser el momento en el que yo me encontraba o la forma en la que me lo dijo, lo cierto es que me ha hecho pensar en muchas cosas y sobre todo en mi papel como hijo y como padre.

Siempre se ha dicho aquello de: “cuando seas padre comerás huevos” y es cierto, uno no sabe lo que es ser padre y el por qué se toman ciertas decisiones que a nosotros como hijos nos incomodan o nos desagradan. En esos momentos pensamos que todo es injusto o que no nos quieren o cualquier otra cosa, sin analizar el por qué verdaderamente nuestros padres han hecho las cosas de esa forma.

Mi padre para mi siempre ha sido el espejo en el que mirarme, el que me ha ayudado siempre que lo he necesitado, incluso más allá de sus posibilidades. Seco en palabras y en expresiones, ahora con sus nietos tiene en un solo día más expresiones de cariño que conmigo en un año, pero casi nunca lo he echado en falta, porque siempre estaba ahí. No hemos sido nunca de abrazos y cariños o de muchas expresiones afectivas, pero creo que también eso ha sido en parte culpa mía, reconozco que me ha faltado decirle a mi padre cuanto lo quiero, aunque espero que el como yo sepa lo que sentimos el uno por el otro.

Con mi madre ha pasado algo similar, ella es la que siempre ha mantenido la cordura y quizás un poco más confidente que mi padre, por lo que con ella si puedo haber tenido un poco más de roce sentimental. Ella es un pilar fundamental en una familia de hombres llena de carácter y de primeros impulsos que, muchas veces, nos llevan a cometer errores. Ella es la cabeza pensante (a veces más de la cuenta), la que pone serenidad y calma. Quizás los años y los problemas que le ha tocado vivir han hecho que tenga una capacidad para serenar superior a la que podemos tener el resto.

Ahora que soy padre, comprendo muchas cosas de las que antes no entendía. Le das más valor a situaciones o acciones que parecían sin importancia y aprendes a vivir los pequeños momentos que tus hijos, tu esposa o el resto de tu familia te proporcionan.

Quisiera darle para atrás al reloj del tiempo, para haber podido decirles cuanto los he querido siempre y lo importante que han sido en mi vida y en mi persona, como me han moldeado y luego yo he ido cogiendo los recortes de su personalidad que les hace inigualables.

Pero todavía estoy a tiempo y si me cuesta decirlo de palabra y en persona, les escribo esta carta para que vean que son lo más grande y que ahora que tengo mi propia familia y que es, junto a ellos y mi hermano lo más importante que tengo, se lo que es ser padre y por eso los respeto y quiero mucho más. Por cómo nos han educado y por todo lo que nos han dado, quiero que sepan que les estoy eternamente agradecido y que todo lo que consiga en esta vida ha partido de ellos y por tanto son responsables, para bien, de esos logros.

Les quiero!!

 

Be Sociable, Share!


 

2 Comments

  1. Alejandro 03/19/2014, 23:59 Responder

    ¡Felicidades Mario! Emotiva carta, me encanta… :-)

    • Mario Navarro Mario Navarro 03/20/2014, 1:36 Responder

      Muchas Gracias Alejandro. Aunque son pensamientos muy personales, me gusta compartirlos porque ellos se lo merecen.

      Un abrazo

Deja tu comentario





*